La CE ha propuesto una nueva forma de calcular el ‘dumping’ en las importaciones procedentes de países en los que existen distorsiones importantes del mercado, o en los que el Estado tiene una influencia omnipresente en la economía, como China. La UE quiere modernizar sus instrumentos de defensa comercial teniendo en cuenta problemas como el exceso de capacidad en sectores como el del acero, a la vez que cumple sus obligaciones con la Organización Mundial del Comercio (OMC). La Comisión propuso igualmente reforzar la legislación antisubsidios de la UE para que, en los futuros casos, toda nueva subvención descubierta en el transcurso de una investigación pueda también investigarse y tenerse en cuenta en los derechos finales impuestos.