Los procuradores consideran que uno de los asuntos prioritarios que debe acometer el ministro de Justicia, es la reforma en profundidad del sistema de ejecuciones judiciales. La Justicia española funciona bien en comparación con países de nuestro entorno, hasta que se dicta sentencia. El problema llega después, con las ejecuciones judiciales, es decir, en el momento de hacer efectiva la decisión del órgano judicial. Un trámite al que el colectivo de procuradores considera que podría contribuir para lograr mayor agilidad.