El derecho a veto en el terreno de la fiscalidad está llevando a la UE a rebajar la ambición del proyecto para crear una lista negra europea de paraísos fiscales. La clasificación podría dejar fuera a muchos de los países, jurisdicciones y prácticas relacionadas con los llamados papeles de Panamá, el detonante del último intento de la Comisión Europea de castigar la elusión y la evasión fiscal. La aplicación de un tipo cero en el impuesto de sociedades será un indicador pero no un criterio para determinar qué es un paraíso fiscal, acordaron ayer los ministros europeos de Finanzas de los Veintiocho. Las ‘islas del tesoro’ británicas podrían escapar de la clasificación.