El sector de la leche, a través de la Interprofesional, integrada por organizaciones agrarias, cooperativas agroalimentarias e industrias, ha presentado a Agricultura una propuesta para reducir de forma voluntaria la producción en 170.000 toneladas durante un periodo de seis meses con el fin de limitar la oferta y lograr una subida de los precios en origen.

La producción semestral es de 3,5 millones de toneladas, por lo que el recorte sería de un 5%. Lo que no menciona la organización es cómo y en qué zonas se realizaría ese ajuste.

Bruselas tampoco concederá ayudas comunitarias por el abandono temporal de la actividad.

Se limita a dar libertad al sector en cada Estado miembro para poner en marcha esos pactos, así como a los Gobiernos para dar subvenciones.

En España el ministerio de Agricultura carece de fondos tras la ayuda de 20 millones que dio en noviembre.

El sector es, en cualquier caso, escéptico acerca de los efectos de estas medidas si las reducciones no se llevan a cabo en todos los Estados miembros.